Buscar este blog

Text Widget

lunes

Lavarte La Cara En La Ducha Es Una Mala Idea

Lavarte La Cara En La Ducha Es Una Mala Idea

Este simple hábito es lo peor que puedes hacer por tu piel
El tipo de piel de tu cara es muy diferente al de tu cuerpo, por lo que tenemos que tener mayor cuidado con los productos que utilizamos. Además tienen que ser específicos para el tipo de dermis que tenemos.
Cuando lavamos nuestro rostro en el lavamanos tienes un mayor control en la temperatura del agua. La piel de nuestra cara es muy delgada y por ello debemos usar siempre agua fría.
Lavar el rostro con agua fría mejora la circulación de la sangre y es beneficioso para el resplandor general de la piel
En cambio, si no te gusta lavar tu cara con agua fría puedes optar por toallitas húmedas desmaquillantes. Estas ya vienen frías y se pueden usar en cualquier momento. Pero es importante no abusar de su uso ya que pueden causar daños en la piel.
El agua fría es beneficiosa en varios aspectos: es muy estimulante, nos despierta, activa la circulación, aumenta el metabolismo –en el proceso de regulación de la temperatura, el cuerpo quema calorías- y tonifica piel y músculos. El agua caliente, por el contrario, deshidrata más y elimina la grasa natural de la piel, que actúa de barrera protectora, lo que favorece la aparición de problemas dérmicos como eccemas o irritaciones

No hay comentarios.:

Publicar un comentario